top of page

Biografía

Tomás Aramburu

  • Linkedin

A lo largo de mi vida, siempre soñé con ser piloto; mi visión se limitaba a esa única aspiración. Inicié mi carrera como aviador a una edad temprana, a los veinte años, obtuve la oportunidad de unirme a una aerolínea comercial. No podía creerlo; finalmente me convertí en un piloto de aviación comercial. Durante aproximadamente cinco años, volé como primer oficial hasta que, a los veintiséis años, alcancé la posición de capitán. Se trataba de un sueño hecho realidad. Sin embargo, con el tiempo, la vida me enseñó nuevas lecciones. Mis perspectivas comenzaron a cambiar, y empecé a ver las cosas de manera diferente. Lo que antes consideraba el trabajo de mis sueños, de repente dejó de serlo. Pasar tanto tiempo lejos de mi familia se volvió cada día más difícil. Mi hijo había nacido, y disfrutaba enormemente de pasar tiempo con él. Necesitaba un cambio, así que un día lo dejé todo atrás. Decidí abandonar la aviación para explorar y aprender cosas nuevas. Me aventuré en el negocio de juguetes.

Los años pasaron, épocas buenas, épocas malas, mi hijo creció, noté la pérdida de algo de cabello y algunas canas me crecieron, pero no me había dado cuenta de que en lo más profundo de mí, siempre había existido una inmensa necesidad de crear. Algo seguía faltándome.

Durante la pandemia, desesperado, decidí montar un taller de carpintería en el roof garden de mi departamento. Lo diseñé y construí yo mismo, y debo decir que lo disfruté muchísimo. Fue entonces cuando finalmente me di cuenta de mi apasionada inclinación hacia el diseño y la creación. Podía pasar horas pensando, diseñando y dando vida a mis ideas. Me sorprendía pensar que, cuando era niño, dedicaba horas a armar piezas de Lego y crear todo tipo de cosas. Me encantaba trabajar con madera y dar forma a mis ideas; siempre quería crear y construir.

Sin embargo, irónicamente, nunca consideré esto como una vocación ni siquiera me planteé vivir de ello. Tuvieron que pasar treinta años para que me diera cuenta de mi profundo amor por el diseño. Fue entonces cuando decidí incorporarlo a mi vida. Comencé a estudiar, cursé un diplomado, obtuve certificaciones y mantuve innumerables conversaciones con diseñadores, arquitectos y carpinteros. Visité museos, galerías, talleres y mucho más. Inicié formalmente mi carrera como diseñador y he disfrutado cada paso del camino. Así que aquí me encuentro, 35 años después, aún apasionado por la aviación, pero ahora con un emocionante nuevo proyecto en mi vida.

Portafolio

bottom of page